martes, enero 25, 2011

Cuidando a Maritza

Estaba confundida por lo que le habia pasado, tanto trabajar para nada y ahora nuevamente se encontraba en la encrucijada de quedarse o no. Asi, en medio de la densa bruma que no la dejaba ver, se armo de valor y decidio seguir en lo suyo, pero en otro lugar.
Desde hacia varios meses habia conocido nuevas personas, habia hecho nuevas amigas y amigos que en este momento dificil estuvieron con ella para darle animo y recordarle su mayor fortaleza: su sonrisa. Aquella sonrisa contagiante que lo iluminaba todo, que reflejaba a los demas que ningun problema puede ser tan grande que no pueda ser solucionado. Aquella sonrisa que el no se cansaba de contemplar imaginando hacerla suya algun dia, alguna noche, algun momento. Suya y de nadie mas.
Se fue los primeros dias de abril, el varano habia terminado y con el, quedaron pendientes muchas miradas, muchos besos, muchas caricias, muchas ansias y deseos de estar con el y no dejarlo ir. En su mente aun estaba fresca su imagen acariciandola toda, diciendole lo importante que era ella para el, en ese momento, y eso la animaba a seguir adelante. Sola y con su familia lejos, el se habia convertido en su único refugio, se convirtió en su unico gran amor.

17 de Julio del 2010.
"Kariño, te estoy enviando la única foto que logré tomarme con una parte de San Miguel mientras esperaba que el carpintero baje las cosas de su taller...he estado full mi amor y no pude hacer mas fotos mias....luego te paso algunas otras fotitos de mi trabajo...muaaaaaaa...te dejo muchos besos....muamuamuaaaaaa. Mary".

Solo fotografias y cartas desde abril en que lo sintio cerca de ella por ultima vez. Y a medida que el tiempo pasaba sin el, hacia ansias y deseo por tenerlo consigo, pero siempre su sonrisa al telefono sus carcajadas de algria por escucharlo aunque sea unos minutos por la noche, le hacia ver a el su sentimiento mas que su deseo.

-Hola amor hasta recien que puedo comunicarme contigo, ni bien llegue del campo vi tus llamadas perdidas en mi movil....veo q llamaste varias veces, como has estado kariño?
-Pues aqui, preocupado por ti. No me dijiste que saldrias a campo hoy, y como no me contestabas pense que algo te habia pasado...
- No Kariño, sorry pero fue de improviso. Te amo, me extrañaste?
- Mucho mi chikita linda, mucho
- Mas te vale. Mi amor yo tambien te he extrañado mucho. Quiero que me abraces, me apapaches y me llenes de besos como antes. ¿Porque no te animas a venir a verme? ya tengo alquilado un cuarto para los dos. sabes? me siento sola.
- Un dia de estos te dare la sorpresa no te preocupes..
- Si pero cuando?
- Sera sorpresa, ya te dije. Solo espero que ese dia no estes fuera de la ciudad, sino me quedare en la calle en medio de la lluvia jajajaja
- Uy si! esta que llueve harto mi vida, no quiero que te mojes....

Y asi pasaban los dias. Luego del trabajo, entre chats, emails y llamadas que duraban horas de horas hasta la madrugada, contandole todo, diciendole todo lo que ella lo deseaba y extrañaba, tanto que lo agotaba. Era mejor platicar de otras cosas.

(...continuara)

1 comentario:

Marita dijo...

Esta historia me ha gustado...promete...y espero la continuación....besooss